sábado, 21 de enero de 2012

"Dios no es religión"

Ante esta negación debemos hacernos varias preguntas...a qué dios te refieres? cómo te enteraste de la "existencia" de ese dios?, qué es religión? dónde está ese dios?.
Obviamente estas son unas pocas de las tantas preguntas que caben preguntar, y que deberían ser respondidas por esos creyentes en ese o esos dioses en particular, y que en algunas ocasiones muchos de estos no se reconocen como religiosos, pues intentan apartar la creencia en dios de los preceptos religiosos, los mismos que definen ese o esos dioses.


Por el hecho de tal negación, "dios no es religión", me da mucha curiosidad que sugieren estos creyentes, pues un dios apartado del convulsionado mundillo de las religiones debe ser un dios muy personal, muy exclusivo para la persona que se haga saber como su creyente o seguidor, y que su adoración o comunicación se efectúe muy distante de la manera que suelen hacerlo las creencias que si son religiones y que describen a los diferentes dioses.


Muy en la intimidad.


Veamos que nos dice la RAE  respecto a la definición de religión:

  • Conjunto de dogmas, normas y prácticas relativas a una divinidad.
  • Wikipedia lo amplia así: Es una parte de la actividad humana que consiste en creencias y prácticas acerca de lo considerado como divino o sagrado, de tipo existencial, moral y espiritual.
Eso y más son las religiones, con dios o sin dios.

Entonces, el creyente que haga tal negación debe ceñirse al concepto que se plantea en el diccionario, mejor dicho, apartar a su dios y las prácticas que realice para comunicarse o verse con ese dios según la descripción que sugiriera alguna de las tantas religiones, siempre y cuando pertenezca a las denominadas teístas,  pues en el caso de las no-teístas, como es el caso de taoísmo y budismo, aplica en otro sentido.

De no ser así, su creencia se convertirá en religión y su dios en el motivo de ese movimiento  o tendencia colectiva, en conclusión su dios será su religión.

En verdad me causa mucha gracia, escuchar decir a algunas personas decir "no soy religioso, soy creyente en dios" y cuando le pido que me describan a ese dios, caen en la muy particular descripción bíblica de un tal Jehová o Cristo, hasta ese punto llega la conversación, pues todo está dicho, no vale seguir indagando.

Esos dos personajes y otros que se adoraron y se siguen adorando hoy día, no existirían sin religión, es así de simple, todo lo que se dice y se conoce de estos está concebido bajo las prácticas, ritos, y libros "sagrados" de dudosa veracidad, que representa a esas deidades según su denominación.

Donde hay dios, probablemente hay religión.